NUEVA ZELANDA: Arthur’s Pass

En nuestro último día en Nueva Zelanda tenemos que recorrer la distancia entre Greymouth, donde nos hemos alojado, y el aeropuerto de Christchurch (a 234 kilómetros).

La mejor manera es conducir por la carretera 73 que une ambas costas del país y que se le conoce como Arthur’s Pass.

Es posible realizar este mismo trayecto, de Greymouth a Christchurch, en tren. Os enlazamos a la página oficial del TranzAlpine scenic train, por si es de vuestro interés.

Esta carretera es la más alta de las tres que cruzan los Alpes Neozelandeses (las otras dos son el Paso Haast, que recorrimos en nuestro itinerario hacia la West Coast y el Paso Lewis, que no recorrimos pues queda más al norte).

Arthur’s Pass Road

Aunque este paso fue peligroso durante mucho tiempo por las avalanchas y los desprendimientos de terrenos, a finales de los años 90 realizaron grandes obras de mantenimiento y remodelación.

Nosotros nos encontramos una carretera en perfectas condiciones que recorrimos sin mucho tráfico.

Os recomendamos que consultéis siempre el estado de las carreteras en esta página web.

Aunque la niebla nos acompañó durante los primeros kilómetros y hasta el puente de Otira, fue un broche perfecto a nuestro viaje por Nueva Zelanda, disfrutando, por última vez, de los paisajes tan espectaculares que ofrece este país.

Arthur’s Pass Road

Arthur’s Pass Village

1º TRAYECTO: Greymouth – Arthur’s Pass Village (103 km, 1.10 horas)

Hay una localidad que recibe el mismo nombre que la carretera, Arthur’s Pass Village y que es la base perfecta para explorar el Arthur’s Pass National Park.

Hay numerosas caminatas y rutas para todos los niveles, podéis consultarlas en esta página web.

En esta localidad, además, tiene parada el TranzAlpine scenic train, tras recorrer el imponente túnel de Otira de 8.5 kilómetros de longitud.

Arthur’s Pass National Park.

Bealey Bridge

2º TRAYECTO: Arthur’s Pass Village – Bealey Bridge (10 km, 8 min.)

Por recomendación de Al, nuestro anfitrión del alojamiento de Greymouth, hacemos parada en Bealey Bridge,  el punto más alto después del puente de Otira.

Coloquialmente entre los lugareños se le debe conocer como death corner, ya que nos lo dejó anotado así en las indicaciones.

Hay un pequeño aparcamiento habilitado y desde aquí se tiene una visión completa de este impresionante viaducto construido en 1999.

En esta zona habitan los Kea, un ave de color verde que es endémica de Nueva Zelanda y que habita en las zonas alpinas de la isla Sur.

Aunque los hemos visto en otros lugares, aquí no vimos ninguno.

Bealey Bridge, Arthur’s Pass

Kura Tawhiti

3º TRAYECTO: Bealey Bridge – Kura Tawhiti (43 km, 40 minutos)

Si sigues nuestro itinerario, una vez pasada la localidad de Castlle Hill, a 4 kilómetros, encontramos a mano derecha el aparcamiento oficial de Kura Tawhiti, donde hay también unos baños.

Kura Tawhiti, Arthur’s Pass

Desde aquí comienza un fácil sendero, de poco más de kilómetro y medio y de sentido circular, que nos permite acercarnos hasta estas curiosas formaciones de piedra caliza, que alguna de ellas alcanzan los 30 metros de altura.

Para nosotros, un imprescindible si recorres esta zona.

Datos prácticos

Kura Tawhiti

Springfield

4º TRAYECTO: Kura Tawhiti – Springfield (29 km, 25 min.)

Como curiosidad hay una rosquilla gigante en honor a la serie de ficción de Los Simpsons al compartir esta localidad el nombre con la ciudad donde vive Homer Simpson y su familia.

Sheffield

5º TRAYECTO: Springfield – Sheffield (9 km, 7 min.)

Hacemos parada en esta localidad para comer en Sheffield Pie Shop, otra de las recomendaciones que nos ha hecho Al, nuestro anfitrión del alojamiento de Greymouth.

La especialidad de este sitio son los pastelitos de hojaldre (pie en inglés) de rellenos variados (salados y dulces). Pedimos tres tipos diferentes y, además de crujientes y calentitos (recién hechos), estaban generosamente rellenos. Nos saben deliciosos.

Aeropuerto de Christchurch

6º TRAYECTO: Sheffield – Aeropuerto de Christchurch (48 km, 35 minutos)

Localizamos la oficina de Snap Rentals y devolvemos rápidamente el coche de alquiler. Una furgoneta nos acerca hasta la terminal del aeropuerto.

El aeropuerto está muy bien, es moderno y muy luminoso. Hay fuentes habilitadas para poder rellenar nuestras botellas de agua y para pasar los controles de seguridad no tenemos que sacar nada de nuestras mochilas, por lo que el proceso es rapidísimo.

Para hacer la vuelta a España más escalonada y aprovechando los precios tan económicos volamos a Sídney con Emirates y recorremos la ciudad durante dos días.

Mapa interactivo de Nueva Zelanda

Sigue leyendo

Día anterior: West Coast

Día siguiente: Sídney

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *