SÍDNEY

Sídney, con más de cinco millones de habitantes, es la ciudad más poblada de Australia, una ciudad multicultural con una gran calidad de vida.

La ciudad fue fundada en 1788 como principal centro penitenciario del Reino Unido y en 1852 fue declarada oficialmente ciudad.

Hoy en día recibe más de diez millones de turistas al año.

Vistamos Sídney en viernes y en sábado y encontramos una ciudad llena de vida, de gente joven, con muchísimas opciones de restauración y grandes avenidas llenas de tiendas.

Nuestro itinerario

El destino principal de este viaje era recorrer ambas islas de Nueva Zelanda, pero aprovechamos la cercanía para conocer la ciudad de Sídney y, de paso, hacer la vuelta a España más escalonada.

Volamos desde Christchurch (isla sur) hasta Sídney con Emirates y pagamos 175 € por persona (incluyendo una maleta facturada por pasajero).

El vuelo tiene una duración de tres horas y veinte minutos y cuando llegamos a Sídney tenemos que retrasar los relojes dos horas con respecto al horario de Nueva Zelanda.

Tras recorrer Sídney durante dos días volamos hasta Bali para pasar unos días de relax y playa en la isla de Gili Trawangan.

Aeropuerto de Sídney

El Aeropuerto Internacional Kingsford Smith o Aeropuerto de Sídney es el aeropuerto principal de esta ciudad y el más grande de Australia.

Es necesario tener un visado para entrar en Australia y hay que conocer las estrictas normas de control aduanero. Os recomendamos leer nuestra guía de viaje para estar informados.

Es un aeropuerto moderno y luminoso y no tenemos que sacar nada de nuestras mochilas para pasar los controles de seguridad antes de volar a Bali.

Lo que sí que recomendamos es ir con tiempo, ya que tardamos casi una hora desde que facturamos (tuvimos que pasar obligatoriamente por los mostradores) hasta la puerta de embarque.

El aeropuerto está a 12 kilómetros del centro de la ciudad y conectado mediante transporte público.

Si voláis de día no olvidéis mirar por la ventana, ya que al estar tan cerca de la ciudad permite tener una visión aérea espectacular.

Cómo moverse en Sídney

Cómo llegar del aeropuerto al centro

Es posible llegar al aeropuerto en transporte público ya que la línea 8 del metro conecta ambas terminales (doméstica e internacional) en unos 20 minutos con la estación central de Sídney.

Transporte público en Sídney

Existe una tarjeta de transporte denominada OPAL (es personal e intransferible) que necesita de una recarga mínima de 40 AUD, por lo que a nosotros no nos interesó adquirirla.

Durante nuestra estancia en Sídney utilizamos el metro y aunque es una ciudad enorme, lo que visitamos los turistas queda en un área mucho más abarcable

Líneas del metro en el centro de Sídney

Para acceder al metro es necesario una tarjeta de crédito o de débito contacless (pero si vais dos personas, necesitaréis dos tarjetas) que se pasa por el torno en la estación de inicio y se vuelve a pasar en la estación final. El precio se calcula según la distancia recorrida.

Aunque nosotros no los utilizamos existen otros medios de transporte en Sídney como: autobuses, trenes, tranvía y ferri.

Alojamiento

Las dos noches que pasamos en Sídney nos alojamos en el hotel Nº 9 Springfield, pagamos 114 € por noche sin desayuno.

La habitación estaba bien y la ubicación era buena, con la parada Kings Cross de la línea 4 del metro muy cerca.

Había muchas opciones de restauración por la zona y una pequeña cafetería con pasteles deliciosos, Bella Marie Cakes and Patisserie, donde podíamos desayunar en el mismo hall del hotel, sin salir del edificio.

Llegamos en taxi desde el aeropuerto, ya que aterrizamos tarde y teníamos que estar en el alojamiento antes de las 22 horas. Tardamos unos 20 minutos y pagamos 120 AUD (unos 62 €).

El último día llegamos en transporte público hasta el aeropuerto, tardamos unos 25 minutos y pagamos 20 AUD (unos 13 €) por persona.

Dónde comer

El primer día comimos cerca de nuestro alojamiento en un tailandés, 3 seasons thai fusion, pedimos un entrante, un phad tai y un curry verde. Todo está riquísimo y el servicio es rápido, pagamos 33 AUD (unos 20 €).

Por la noche cenamos en un restaurante italiano, Frigittoria, pagamos alrededor 36 AUD (unos 22 €) pero no nos gustó ninguno de los platos que probamos (una pizza y una pasta), por lo que no lo recomendamos.

Lo que si os recomendamos son los exquisitos helados de Messina, hay sucursales por varios puntos de la ciudad. Nosotros los probamos en el puerto donde salen los ferris y cerca de nuestro hotel.

Riquísimos helados de Messina

El último día comimos en el aeropuerto, pudimos acceder a la zona de restauración antes de facturar la maleta, ya que ambas zonas están unidas.

Comimos en Hero Sushi y en un mexicano (mucho más caro). Después de pasar el control de seguridad hay opciones, pero nos parecieron mejores y más variadas las de la zona de los mostradores de facturación.

Qué ver: imprescindibles de Sídney

Siempre os recomendamos hacer un free tour para que sea un guía local el que cuente la historia y las curiosidades de la ciudad. Encontramos dos opciones con guía español, una con Civitatis y la otra con Guru Walk. Finalmente lo tuvimos que cancelar por la lluvia.

Uno de los puntos imprescindibles de la ciudad es recorrer el Jardín Botánico que, además de ser una actividad gratuita, proporciona una de las mejores vistas del puente, de la Ópera y de los rascacielos de Sídney.

Jardín Botánico de Sídney

Recomendamos llegar hasta el punto conocido como Mrs Macquarie’s Chair y caminar bordeando la bahía hasta el edificio de la Opera.

El edificio más icónico de la ciudad, y del país, es la Opera House por lo que recomendamos recorrerlo y fotografiarlo desde todos sus lados. También visitarlo tanto de día, como de noche.

Edificio de la Opera de Sídney y puente de la bahía

Nos gustó mucho ver esta parte de la ciudad iluminada de noche, con los rascacielos y los edificios del otro lado del puente, como la noria el parque de atracciones Luna Park.

El edificio de la Ópera, diseñado por Jørn Utzon, costó casi quince veces más de lo presupuestado, la obra sufrió continuos retrasos y fueron necesarios 14 años para su construcción, que finalizó en 1973.

A pesar de estos inconvenientes, hoy en día es el icono indiscutible de la ciudad (y de Australia) y fue declarado en 2007 Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Hay varias visitas guiadas para conocer su interior, os dejamos enlazada aquí su página oficial.

Si seguimos caminando dejando atrás la Ópera llegamos hasta Circular Quay, los muelles desde donde salen los ferris, entre ellos el que lleva a Manly.

Manly es un barrio de Sídney muy popular, sobre todo en época estival, ya que es un lugar con una enorme playa donde se practican deportes acuáticos como el surf.

Al no poder aprovechar el primer día en Sídney por la lluvia tan intensa que cayó (la ciudad estuvo en alerta 24 horas y el aeropuerto sufrió retrasos y cancelaciones de vuelos), nos quedamos sin tiempo de visitar este barrio.

La zona que queda al otro lado de Circular Quay se conoce como The Rocks, una de las zonas más antiguas de la ciudad.

Si estás por la zona en fin de semana es muy popular el mercado, The Rocks Market.

Paseamos y recorremos algunas de sus calles mientras buscamos las escaleras que conectan con el puente de la Bahía (Sydney Harbour Bridge), otro de los símbolos de la ciudad, construido en la década de 1930 y un imprescindible en una visita a Sídney.

Lo recorrimos completamente, merece la pena por las vistas que se tienen de la ciudad.

Al llegar a la otra orilla nos asomamos hasta el mirador Broughton Street Lookout y llegamos hasta Harry’s Park, justo encima del parque de atracciones Luna Park.

Vistas desde Sydney Harbour Bridge

En ese momento comenzó a llover, localizamos la parada de metro de Milsons Point y en diez minutos estábamos en el centro de la ciudad.

Hide Park es uno de los muchísimos parques que se pueden encontrar en Sídney, pero es uno de los más importantes al estar en pleno centro de la ciudad.

Anzac Memorial en Hide Park, Sídney

No esperéis una réplica del Hide Park de Londres, ya que este es mucho más pequeño y más fácil de recorrer.

En uno de los lados está la catedral de St Mary’s.

Catedral de St Mary’s y Sydney Tower

Cerca, pero en el otro extremo de la catedral, está la Sydney Tower, que con una altura de 309 metros es el edificio más alto de la ciudad y, si subes hasta el mirador podrás tener una vista panorámica de Sídney.

Dos de las calles comerciales más importantes del centro son Pitt St. y York St.

Caminando por George St. os recomendamos visitar el centro comercial The Strand Arcade, aunque hoy es un edificio totalmente reconstruido tras el incendio que lo calcinó en 1976, aquí se construyeron unas galerías comerciales en 1891, siendo además uno de los primeros edificios de la ciudad con electricidad.

George Steet, Sídney

También os recomendamos visitar, en la misma calle, el interior del Queen Victoria Building, construido en 1891 tuvo distintos usos a lo largo de su historia hasta convertirse, hoy en día, en un centro comercial.

Interior del Queen Victoria Building

Para comprar recuerdos os recomendamos ir a Paddy’s Market.

En la planta baja hay varios puestos donde podrás comprar imanes, camisetas, llaveros…. a unos precios inmejorables (además, podrás pagar con tarjeta).

En la planta superior hay varias opciones de restauración y baños gratuitos.

Paddy’s Market

Si llegas hasta Paddy’s Market date un paseo por las calles adyacentes ya que se encuentra en el barrio chino (Chinatown).

Dixon St. Chinatown

Y la última de nuestras recomendaciones es pasear por el Darling Harbour, sobre todo al atardecer, ya que es una zona de restaurantes y bares y hay un ambiente muy agradable.

Consejos y recomendaciones

  • Si vas a estar pocos días no es necesario cambiar dinero, todo lo pudimos pagar con tarjeta
  • En el metro no hay que sacar un billete, se paga directamente con la tarjeta de crédito o débito, pero necesitarás una por persona
  • El agua de Sídney es totalmente potable
  • No compramos ninguna tarjeta para el teléfono, pero llevábamos descargado previamente el mapa de la ciudad, os explicamos cómo en este artículo del blog
  • El clima suele ser bueno y los inviernos suaves y soleados, pero tuvimos la mala suerte de ver llover intensamente durante un día
  • Si te gusta el calzado de la marca UGG encontrarás varias tiendas repartidas por la ciudad con unos precios mucho más económicos de los que se ven en España
  • No visitamos ninguna de sus famosas playas como: Bondi Beach o Balmoral Beach o las de Northern Beaches
  • Si hubiéramos tenido más tiempo nos parecía interesante recorrer el Bondi-Coogee Coastal Walk
  • Si pasas varios días en la ciudad, una excursión típica es visitar las montañas azules (Blue Mountains) que están a 50 kilómetros y son patrimonio de la Humanidad por la UNESCO

Mapa interactivo de Sídney

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *