HONG KONG: escala de un día

Merece la pena leer sobre la curiosa historia de la ciudad de Hong Kong, que en 1997 dejó de ser colonia británica tras 150 años de soberanía británica.

Os enlazamos a un artículo de National Geographic y al programa de radio Cualquier tiempo pasado fue anterior de Nieves Concostrina que en el capítulo Drogas, una historia flipante, habla precisamente de las guerras del opio entre China y Gran Bretaña.

Hoy en día, la ciudad de Hong Kong, en la que viven más de siete millones de habitantes, es una Región Administrativa Especial dentro de la República Popular China, que tiene su propia moneda (dólar de Hong Kong), sus habitantes tienen pasaporte propio y se habla cantonés aunque, evidentemente, el inglés está también normalizado.

Nuestro itinerario

Aunque el destino final de nuestro viaje era Nueva Zelanda, decidimos volar con Cathay Pacific por dos razones; la primera, nos permitía llegar a Nueva Zelanda con una sola escala que suponía, además, ser un punto medio perfecto para hacer dos vuelos, el primero de 12 horas (Madrid – Hong Kong) y el segundo de 10 horas (Hong Kong – Auckland). Y, la segunda, era una escala perfecta de 14 horas para poder conocer Hong Kong.

Nos sorprende gratamente Cathay Pacific, siendo una de las mejores aerolíneas con la que hemos volado en nuestra vida viajera. Aunque no hay entretenimiento en español, la oferta de entrenamiento es muy amplia y actualizada, la comida especialmente rica, con helado de postre, tanto en la comida como en la cena.

Aeropuerto de Hong Kong

Aeropuerto de Hong Kong

Una vez aterrizados en el aeropuerto de Hong Kong estamos más de 40 minutos en el control de pasaportes.

Puesto que para nosotros es una escala de la maleta se encarga la aerolínea y nosotros ya la recogeremos en el aeropuerto de Auckland, que es nuestro destino final.

Localizamos un guarda equipajes en el aeropuerto de Hong Kong para dejar nuestras mochilas de mano y poder disfrutar de la ciudad sin el peso del equipaje.

Cuando las recogemos, pagamos con tarjeta 252 HK$ (unos 29 €) por guardar nuestras dos mochilas durante 8 horas.

El aeropuerto de Hong Kong es especialmente bonito (decorado con flores naturales), moderno (accedemos al avión por reconocimiento facial, sin tener que presentar nuestros pasaportes), con fuentes de agua potable y con suficiente restauración como para tener dónde elegir (no nos pasó así ni en el aeropuerto de Pekín, al que llegamos en escala antes de volar a Corea del Sur, ni en el aeropuerto de Shanghái por el que volvimos a España tras nuestro viaje por Nueva Zelanda, Sídney y Gili Trawangan).

Alojamiento

En esta ocasión no necesitamos alojamiento en Hong Kong, ya que visitamos la ciudad en una escala de 14 horas (aterrizamos a las 7 de la mañana y volamos de nuevo a las 21.30 horas) y que nos permitiría conocer la ciudad antes de coger el vuelo que nos llevaría a Auckland, Nueva Zelanda, nuestro destino final.

Cómo moverse en Hong Kong

Cómo llegar del aeropuerto al centro

La manera más fácil y rápida de llegar al centro de Hong Kong desde el aeropuerto es utilizar el tren Airport Express.

Además, existe una opción para las personas que, como nosotros, queremos ir y volver en el mismo día que cuesta 115 HK$ (unos 13.50 € por persona) pero:

  • En las maquinas que permiten el pago con tarjeta solo se puede comprar el trayecto de ida
  • En las que permitía comprar el billete de ida y vuelta sólo se podía pagar con efectivo
  • Para pagar con tarjeta nos dirigimos a la ventanilla atendida por personas

Transporte público en Hong Kong

En nuestra visita exprés a Hong Kong utilizamos el metro, pero nos encontramos con los siguientes problemas:

  • Para sacar un billete sencillo sólo se puede pagar o en efectivo o con una tarjeta VISA
  • En los cajeros hay un importe mínimo de 100 HK$ (unos 12 €)
  • La mejor opción para nosotros fue sacar el pase diario de metro (con viajes ilimitados) que nos cuesta 65 HK$ por persona (unos 7 €) y que sí podemos pagar con nuestra tarjeta Mastercard.

Dónde comer

Compramos un capuchino de tamaño grande en un McDonald’s por el que pagamos 31 HK$ (unos 3.67 euros). Por la tarde, entramos a una cafetería y pedimos un café y un té matcha y pagamos 87 HK$ (unos 10 €)

Comemos en el conocido restaurante de Tim Ho Wan, hay cinco sucursales en Hong Kong y nosotros comimos en el que está situado en la planta inferior de la estación de Kowloon, no tuvimos que hacer fila.

Elegimos de la carta (está en cantonés y en inglés y además acompaña fotografías) los platos marcados como destacados: steamed pork and shrimp dumplings, baked bun with BBQ pork y stirred fried noodles with soy sauce.

Comida en Tim Ho Wan, Hong Kong

Comimos muy bien, pagamos con tarjeta 140 HK$ (unos 16.50 €).

El restaurante tuvo estrella Michelín y actualmente está recomendado en la guía Michelín por su buena relación entre la calidad de la comida y el precio.

Qué ver: imprescindibles de Hong Kong

Nuestra visita a Hong Kong comenzó por uno de los imprescindibles de la ciudad que es subir en funicular hasta el mirador de Victoria Peak.

Vista de Hong Kong desde Victoria Peak

Para llegar desde el aeropuerto cogimos el tren Airport Express hasta la parada de Hong Kong Station y desde aquí, callejeamos un poco hasta localizar la parada del funicular.

No tenemos internet en el teléfono, pero nos ayudamos del mapa de Hong Kong que hemos descargado previamente y de las señales que hay por la ciudad.

Sí deben formarse largas filas para ver el atardecer, pero son las 10.30 de la mañana y apenas hay gente, por lo que compramos las entradas y enseguida subimos al funicular.

Compramos la entrada combinada de funicular + Sky Terrace y pagamos 168 HK$ por persona (unos 20 €). Tardamos una hora entre subir, hacer muchas fotografías y disfrutar de las vistas y bajar de nuevo.

Si queréis comprar la entrada con antelación y conocer los horarios, esta es su página oficial.

Deshacemos los pasos y nos dirigimos caminando hasta el puerto, Star ferry pier, desde donde salen los ferris que conectan la isla de Hong Kong (lo que acabamos de visitar) con la península de Kowloon.

Central Pier

Compramos dos billetes sencillos en la ventanilla antes de pasar los tornos y pagamos con tarjeta. El precio de cada billete es 5.60 HK$ (unos 0.66 €). El trayecto apenas dura 5 minutos.

Una vez en la península de Kowloon nos dirigimos, en primer lugar, hacia la torre del reloj (Railway Clock Tower) una torre de más de 40 metros de altura que es el único resto que queda de la estación de tren de Kowloon-Caton construida en 1913.

Vemos el exterior del Hong Kong Cultural Center que es uno de los centros culturales más importantes de la ciudad y caminamos hacia la Avenida de las estrellas, un paseo de la fama con placas conmemorativas a los actores chinos más importantes.

Es un agradable paseo.

Avenida de las estrellas, Hong Kong

Justo en este punto, sobre las 20 horas, tiene lugar un espectáculo de música y luces conocido como Symphony of lights, nosotros no pudimos verlo. Os dejamos un enlace con información a la página oficial.

Comenzamos a recorrer Natham Road, una de las arterias comerciales más importantes de la ciudad, además, es sábado y hay muchísima gente.

El jet lag comienza a pasarnos factura así que decidimos tomar el metro en la parada de Jordan hasta Prince Edward para conocer dos puntos que nos llamaban la atención el Mercado de las Flores (Flower Market) y el Bird Garden.

Paseamos por las tranquilas calles que conforman el Flower Market (abierto todos los días de 9.30 a 19.30).

Flower Market, Hong Kong

Y muy cerquita paseamos por Bird Garden que es un parque en el que encontramos puestos de venta de pájaros y comida para pájaros.

Bird Garden, Hong Kong

Regresamos al metro y con la línea verde nos desplazamos hasta la parada de Wong Tai Sin para ver uno de los templos más importantes de la ciudad Wong Tai Sin Temple.

La entrada es gratuita y nos sorprende el contraste entre el templo y los altísimos edificios de alrededor, al ser sábado por la tarde encontramos mucha gente.

Templo de Wong Tai Sin

Con esta visita ponemos punto y final a nuestra breve escala en Hong Kong.

Os dejamos en el mapa interactivo algún punto más que teníamos marcado que finalmente no visitamos.

De nuevo en metro cogemos la línea verde hasta Prince Edward, desde ahí la línea roja hasta Hong Kong y desde esta estación cogemos el Airport Express hasta el aeropuerto.

Consejos y recomendaciones

  • Aunque el agua de Hong Kong no es potable, en el aeropuerto disponen de máquinas dónde podrás recargar tus botellas
  • No necesitamos cambiar dinero, todo lo pudimos pagar con tarjeta
  • Encontramos WIFI con mucha facilidad (comercios, trenes, centros comerciales…)
  • Recomendamos llevar descargado previamente el mapa de Hong Kong para utilizarlo sin conexión, os explicamos cómo en este artículo del blog
  • La limpieza de los baños públicos es destacable
  • Tuvimos que comprar unos cordones para las zapatillas y encontramos una tienda en una estación de metro, lo curioso es que los cordones estaban hechos en España
  • Visitamos Hong Kong a finales de marzo y aunque el día salió nublado no vimos llover, la temperatura era de 25 grados, sin demasiada humedad

Mapa interactivo de Hong Kong

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *